Gran Bretaña en Baréin inicia recolonizar Oriente Medio

 

Pic

Actualizado:

25/12/2014 12:51 GMT

 Por Rasul Gudarzi

El ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Philip Hammond, durante la X Conferencia de Seguridad en Manama, que se celebró el 6 de diciembre, anunció que su país pretende restablecer bases permanentes en Baréin, mientras este país, desde 1971, no dispone de ninguna instalación militar permanente en Oriente Medio.

Según el acuerdo firmado entre Hammond y su homólogo bareiní, el jeque Jaled bin Ahmad, el Reino Unido establecerá una base naval en el puerto de Mina Salman, en Baréin. El proyecto conlleva un costo de 15 millones de libras esterlinas (unos 23 millones de dólares), del que la mayor parte será financiado por el país árabe y Londres solo se hace cargo de los gastos de mantenimiento. Esta base, que se prevé que esté lista para 2016, contiene un muelle con capacidad para anclar barcos grandes, almacenar equipamientos militares y un área residencial para albergar al personal militar.

Todo empezó el 11 de octubre de 2012, cuando ambos países suscribieron un acuerdo de colaboración defensiva, hecho que resultó en una mayor y permanente presencia de las fuerzas británicas en “el este de Suez”. Un tratado que presentaba un marco de trabajo que incluye actividades conjuntas defensivas y entrenamientos militares con el fin, de lo que anunciaron, “crear estabilidad en la región”.

La decisión del Reino Unido de utilizar bases permanentes en el Golfo Pérsico, especialmente en las circunstancias en las que Occidente se encuentra -en recesión económica y toma medidas para reducir sus gastos, así como los del sector militar-, no parece algo lógico, a menos que haya una justificación. En el siguiente artículo analizaremos el por qué de la decisión de Londres de aumentar su presencia militar en la región de Oriente Medio.

Esa postura de los británicos, que se declaró en la Conferencia de Seguridad de Manama, pone de relieve que el Reino Unido pretende volver al Golfo Pérsico, un retorno que se debe a los avatares que están sucediendo en Oriente Medio. De los más importantes de estos acontecimientos registrados en los últimos años, se puede señalar el despertar islámico, la guerra civil en Siria y el surgimiento de los terroristas de Daesh.

Philip Hammond y el secretario de Defensa británico, Michael Fallon, en sus recientes declaraciones señalaron la presencia permanente de su país en el Golfo Pérsico y el poder de su fuerza naval en enviar una mayor cantidad de naves y buques de guerra a la región, que tienen por meta desempeñar un rol importante en el este del Canal de Suez.

De hecho, Londres pretende mantener una poderosa presencia militar en la región de Oriente Medio, algo parecido a la era colonial, pero mediante métodos modernos, como a través de acuerdos defensivos, entrenamientos y ejercicios militares conjuntos con los ejércitos de la región. No obstante, si bien de momento el Reino Unido no tiene la intención de mantener una gran fuerza militar en la región, se esfuerza por aumentar su presencia castrense en esa parte del mundo, especialmente en estos momentos que está sumida en delicados acontecimientos sociopolíticos.

La inestable seguridad en Irak y Siria, amén de los avances de los grupos terroristas, podrían catalogarse como motivos que incitan al Reino Unido a restablecer su dominio en Oriente Medio. Pero aparte de lo que se ha declarado aparentemente por Londres al respecto, también se pueden barajar otras posibilidades:

Primero, Occidente, al especular sobre la seguridad de los países de la región del Golfo Pérsico, busca suscribir acuerdos de venta de armas y cooperación defensiva con los miembros del Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico, especialmente en la situación actual, pues están atravesando un periodo de recesión económica. Es posible que Londres esté pensando que si fracasan los diálogos entre Irán y el Grupo 5+1, surgiría cierta tensión entre Teherán y Occidente, por lo que le vendría bien tener bases seguras en la región para proteger sus intereses y los de sus aliados.

La segunda posibilidad responde a criterios de seguridad marítima, es decir, las aguas del Golfo Pérsico, el estrecho de Ormuz y el océano Indico, algo que se pone de manifiesto en las declaraciones realizadas por el secretario británico de Defensa, quien dijo: “el Golfo Pérsico es una región muy importante para nosotros. Tenemos intereses económicos y desde luego políticos en esta zona. Existen amenazas en esta región que nos desafían directamente y afectan a nuestra seguridad”.

A esto se suma la seguridad de la energía que también es otro tema importante, pues la mayor parte del petróleo del mundo se encuentra en esta región, algo vital para Occidente. El Reino Unido, en 2012, importó más de 400 millones de libras esterlinas desde Oriente Medio. En ese mismo año, se suministro al país europeo cerca de un 30 por ciento del gas de la zona, por vía marítima, del cual más del 97 por ciento fue importado desde Catar y Egipto. Actualmente, Catar se ha convertido en uno de los principales suministradores de gas natural líquido del Reino Unido y teniendo en cuenta el aumento del consumo de energía en el país europeo en la próxima década, aumenta la importancia de Catar para ese país. Asimismo, Londres y su socio europeo, Francia, se están esforzando por hacerles creer a los países árabes que dependen de los recursos naturales de esta zona y que, por ello, están dispuestos a hacer lo que sea para velar por la seguridad enérgica de esta región.

De todos modos, el retorno del Reino Unido al este de Suez posiblemente nos haga recordar la época en que la región era parte del dominio colonial del país europeo, pese a la reducción de su poder a nivel mundial, ya que actualmente, la fuerza militar británica, teniendo en cuenta su presupuesto militar, está mucho más debilitada y mermada que durante el siglo pasado. No obstante, su plan para una mayor presencia en el este de Suez le posibilita un mayor acceso al Golfo Pérsico y al océano Índico. Además, es una realidad que mientras Estados Unidos, en base a su nueva actitud, se está acercando al este de Asia y está reduciendo su presencia en Oriente Medio, el Reino Unido está dispuesto a sustituir a EE.UU. en esta zona, en base a su nueva estrategia de “volver al este de Suez” para poder así velar por sus intereses.

http://www.hispantv.com/detail/2014/12/25/302456/gran-bretaa-en-barin-inicia-recolonizar-oriente-medio

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: