Archivos del mes: 31 mayo 2015

LO QUE HACEMOS AL ABORTAR

Sabes Cual es La Cruda RealiDaD Del aBorto

Lo único que necesita el mal para triunfar, es que la gente buena se queda callada.-

Anuncios

El noni, cocktail de fármacos.

<br />

EXTREMA OLA DE CALOR DERRITE CALLES Y DEJA MÁS DE 1400 MUERTOS EN LA INDIA 28 DE MAYO 2015

Más de 200 mil manifestantes rechazan la represión en Chile

Una jornada con tres marchas de estudiantes, profesores y familias, con cerca de 200 mil asistentes, repudió en la capital de Chile la represión policial. La policía respondió abandonando las calles a la violencia.

Esta evidencia obligó a la policía a reconocer lo que había negado: una agresión que tiene al estudiante Rodrigo Avilés en peligro de muerte. Uno más de una larga lista.

La jornada empezó temprano, con miles de estudiantes secundarios en dos marchas simultáneas, que se encontraron.

El gran acontecimiento político vendría por la noche.

Y al final de la jornada una inmensa manifestación de solidaridad y lucha por la educación, que el Gobierno y el país no pueden ignorar.

Cerca de 200 mil personas coparon la principal avenida de Santiago.

Por cerca de una hora la policía desapareció de las calles, que fueron ocupadas por pequeños grupos organizados y sin control. Un claro mensaje: es la represión o el caos.

Alejandro Kirk, Santiago.

La caída de Palmira altera el equilibrio geopolítico en el Levante

La situación en el Levante se agrava considerablemente al cortar el Emirato Islámico la llamada «ruta de la seda»,
o sea el paso de Irán hacia el Mediterráneo. Para ello sólo existen
dos opciones: pasar por Deir ez-Zor y Alepo o por Palmira y Damasco.
La primera vía está cortada desde inicios de 2013 y la segunda acaba de
verse interrumpida. La caída de Palmira tendrá, por consiguiente,
consecuencias considerables para todo el conjunto del equilibrio
regional.

| Damasco (Siria)
| 25 de mayo de 2015

JPEG - 51.8 KB
La prensa occidental dedica en estos días sus
titulares a Siria, algo que no sucedía desde que se habló, hace 2 años,
de los ataques químicos perpetrados en las afueras de Damasco y del
proyecto de intervención militar de la OTAN. Los periodistas expresan
inquietud ante el avance del Emirato Islámico y la posible destrucción
de los vestigios de la antigua ciudad de Palmira.

Pero son pocos los que conocen la historia de la reina Zenobia, quien
–aprovechando la debilidad de Roma, que acababa de perder la Galia–
proclamó a su hijo «emperador» y asumió ella misma la posición de «regente».
La reina Zenobia no sólo liberó Siria. También redimió a los pueblos
que habitaban los territorios de los actuales Egipto, Palestina,
Jordania, Líbano, Irak, parte de Turquía e incluso Irán. Su capital,
Palmira, fue una ciudad que se caracterizaba por su refinamiento,
abierta a todas las religiones, una escala brillante en la ruta de la
seda entre Damasco y China. Sin embargo, después de un exitoso golpe de
Estado en Roma, el general Aureliano logró restablecer la unidad del
imperio aplastando primeramente las fuerzas de la reina Zenobia, y
posteriormente el imperio galo, antes de poner fin a la libertad
religiosa, imponer el culto al Sol invicto y proclamarse Dios a
sí mismo. Esta prestigiosa historia hace de Palmira el símbolo de
la resistencia del Levante ante el imperialismo occidental de la
Antigüedad.

Pero resulta sorprendente el relieve que ha dado la prensa occidental
a la caída de Palmira, sobre todo teniendo en cuenta que el mayor
avance del Emirato Islámico esta semana no fue en Siria, ni tampoco
en Irak, sino en Libia con la caída de Sirte, ciudad 5 o 6 veces
más poblada que la ciudad siria de Palmira. Pese a ello, los mismos
periodistas que durante los 2 últimos meses no hablaban de otra cosa que
del caos reinante en Libia y lanzaban constantes llamados a favor de
una intervención militar europea, oficialmente dirigida a poner fin a la
oleada de migrantes, no hablan de ese avance del Emirato Islámico
en Libia. Claro, hay que recordar que quien encabeza el Emirato Islámico
en Libia es Abdelhakim Belhadj, nombrado –con el respaldo de la OTAN–
gobernador militar de Trípoli 
[1] y recibido oficialmente en París, el 2 de mayo de 2014, por el ministerio francés de Relaciones Exteriores.

Para agregar dramatismo a la situación en Siria, los periodistas occidentales afirman en coro que ahora «Daesh [2] controla la mitad del territorio sirio».
Afirmación que contradicen los mapas que ellos mismos publican, en los
que el lector atento puede comprobar que Daesh sólo controla unas
cuantas ciudades y carreteras sin llegar a tener bajo control regiones
enteras del país.

Es evidente que el objetivo del tratamiento mediático de la situación en el «Medio Oriente ampliado»
no es ofrecer al público occidental una imagen real sino
instrumentalizar sólo ciertos factores cuidadosamente seleccionados para
justificar determinadas políticas.

El Emirato Islámico y

la importancia de Palmira

Mucho nos gustaría que la inquietud ante la caída de Palmira fuese
sincera y que las potencias occidentales, después de haber masacrado
millones de personas en esta región a lo largo de una década, finalmente
se hubiesen decidido a poner fin a esos crímenes. Pero no podemos
dejarnos engañar. Esa inquietud de fachada no busca otra cosa que
justificar una reacción militar invocando la amenaza del Emirato
Islámico.


Se trata de un elemento indispensable si Washington quiere realmente
concretar la firma del acuerdo que ha venido negociando –desde hace
2 años– con Teherán.

En efecto, el Emirato Islámico fue creado por Estados Unidos
con ayuda de Turquía, de las monarquías del Golfo y de Israel, algo que
siempre hemos denunciado y que ahora aparece demostrado en un documento
de la DIA (siglas en inglés de la Agencia de Inteligencia del
Departamento de Defensa de Estados Unidos) parcialmente desclasificado
esta semana, documento que el lector interesado puede leer gracias
al vínculo que incluimos al final de este artículo.

En contradicción con las sandeces que publican los periodistas que acusan al «régimen de Bachar»
(sic) de haber creado ese grupo yihadista para dividir la oposición
siria y hacerla caer en el radicalismo, el documento de la DIA demuestra
que el Emirato Islámico actúa de conformidad con la estrategia de
Estados Unidos. Este informe de la Agencia de Inteligencia del
Departamento de Defensa estadounidense, fechado el 12 de agosto de 2012 y
que circuló ampliamente en el seno de la administración Obama,
anunciaba claramente los planes de Washington:

«Si se produce un desenlace, existirá la posibilidad de establecer
un principado de salafistas, reconocido o no, en el este de Siria
(Hassake y Deir ez-Zor), lo cual es exactamente el objetivo de
la oposición [los Estados occidentales, los Estados del Golfo
y Turquía], para aislar al régimen sirio, considerado como la
profundidad estratégica de la expansión chiita (Irak e Irán).»

Como siempre dijimos, la creación y desarrollo del Emirato Islámico
son resultado de una decisión del Congreso de Estados Unidos, adoptada
durante una sesión secreta realizada en enero de 2014, para concretar
la aplicación del plan Wright. Se trataba entonces de crear un «Kurdistán» y un «Sunnistán» que abarcarían territorios pertenecientes a Siria e Irak para cortar así la «ruta de la seda»,
después del soborno y la traición que hicieron posible la caída de Deir
ez-Zor en manos de los yihadistas (funcionaros corruptos de Deir ez-Zor
se dejaron sobornar y entregaron la ciudad sin combatir).

Desde los tiempos de la Alta Antigüedad, una red de vías terrestres
de comunicación conecta Xi’an (la antigua capital china) con la costa
del Mediterráneo. Esa ruta vincula a Irán con el mar a través del
desierto, ya sea pasando por Deir ez-Zor y Alepo o pasando por Palmira
y Damasco. Actualmente garantizaba el transporte de armas hacia Siria y
el Hezbollah y posteriormente debía ser utilizada para transportar el
gas de los yacimientos de Fars (en Irán) hacia el puerto de Latakia
(en Siria).

Palmira, la «ciudad del desierto», es por consiguiente mucho
más que el inestimable vestigio de un maravilloso pasado. Es ante todo
una plaza de enorme importancia estratégica en el equilibrio regional.
Precisamente por eso es grotesco afirmar que el Ejército Árabe Sirio
no trató de defenderla. En realidad, el Ejército Árabe Sirio actuó allí
como ha venido haciéndolo desde que comenzó la llegada de mercenarios
a Siria: en aras de evitar bajas entre la población civil, se repliega
cuando los mercenarios avanzan en pequeños grupos que coordinan
sus acciones entre sí (gracias a los modernos medios de comunicación que
reciben de las potencias occidentales) y vuelve a golpearlos cuando
se reagrupan en posiciones definidas.

Otra realidad es que la coalición internacional anti-Daesh, creada
por Estados Unidos en agosto de 2014, nunca ha combatido realmente a los
yihadistas. Está más que demostrado –no una sino unas 40 veces– que los
aviones occidentales lanzan en paracaídas armamento y municiones que
acaban en manos del Emirato Islámico.

También es notorio que, aunque la llamada coalición de 22 países dice
disponer de una cantidad superior de hombres, mejor entrenados y mejor
equipados que los del Emirato Islámico, lo cierto es que esa “coalición”
no logra hacer retroceder a los yihadistas, quienes –como estamos
viendo– siguen conquistando nuevas vías terrestres de comunicación.

La evolución de

los intereses estadounidenses

En todo caso, Washington ha cambiado de estrategia. La reciente
nominación del coronel James H. Baker como nuevo estratega del
Pentágono [3],
demuestra que la administración Obama ha pasado la página de la
estrategia del caos. Estados Unidos vuelve ahora a una concepción
imperial clásica, basada en la existencia de Estados estables. Y
para firmar su acuerdo con Irán tendrá que evacuar al Emirato Islámico
del Levante antes del 30 de junio.

La ingente campaña de prensa sobre la caída de Palmira podría no ser
otra cosa que una forma de preparar a la opinión pública con vista a una
verdadera implicación militar en contra del Emirato Islámico. Ese será
el sentido de la reunión de los 22 miembros de la coalición anti-Daesh
(y de 2 organizaciones internacionales) a celebrarse en París el próximo
2 de junio. El Pentágono tendrá que decidir para esa fecha si opta
finalmente por destruir el Emirato Islámico o por desplazarlo hacia otra
parte para asignarle nuevas tareas. Tres destinos son previsibles para
un redespliegue de los yihadistas: Libia, el África negra o el Cáucaso.

De no ser así, Irán no firmará el acuerdo y la guerra seguirá
agravándose ya que la caída de Palmira bajo los ataques de
los yihadistas, fabricados y amamantados por Occidente, tendrá las
mismas consecuencias que su conquista por las legiones del emperador
Aureliano. Ya en este momento, ese hecho amenaza la supervivencia del «Eje de la Resistencia», o sea la coalición Irán-Siria-Líbano-Palestina. El Hezbollah se plantea decretar la movilización general.



Documentos adjuntos

[1] «De cómo los hombres de al-Qaeda llegaron al poder en Libia», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 7 de septiembre de 2011; «Los Contras sirios apoyados por Washington están bajo el mando de un “ex” terrorista de al-Qaeda», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 19 de diciembre de 2011; y «Según Interpol, Abdelhakim Belhadj es el jefe del Emirato Islámico en Magreb», Red Voltaire, 25 de febrero de 2015.[2]
Daesh es el acrónimo árabe del Emirato Islámico, también conocido
en Occidente como “Estado Islámico”, anteriormente designado bajo las
siglas EIIL (Emirato Islámico en Irak y el Levante), y también ISIS (Islamic State in Irak and Syria) o ISIL (Islamic State in Irak and Levant). Nota de la Red Voltaire.[3] «Nominación del nuevo estratega del Pentágono», Red Voltaire, 17 de mayo de 2015.

“Monsanto no tiene más ciencia, valores o conocimientos que la guerra”: Vandana Shiva

“Monsanto no tiene más
ciencia, valores o conocimientos que la guerra”: Vandana Shiva
El sistema que permite a Monsanto imponer su ley está basado en colusión entre  la industria agroquímica y el Estado.Por: Adazahira Chávez

El sistema que permite a Monsanto imponer su ley está basado en
colusión entre la industria agroquímica y el Estado. | Foto: Reuters
26 mayo 2015

La activista Vandana Shiva puntualiza que los transgénicos, además de
destruir la biodiversidad, no están destinados a la alimentación sino a
usos industriales –como el biocombustible- y a ser forraje para
animales.

Lo repite una y otra vez: en un sistema en el que los gobiernos se
corrompen para ayudar a las corporaciones de transgénicos a imponerse,
la mejor arma es la no cooperación, la “fuerza de la verdad”.
Vandana
Shiva, física, filósofa y una de las más conocidas defensoras de las
semillas nativas, apuesta por la conservación de las formas
tradicionales de siembra pero también por la lucha legal para detener a
Monsanto, empresa a la que ubica como la más corrupta y la mayor enemiga
de la ciencia.

Semillas nativas, salud y abundancia  

Las semillas tradicionales son “la fuente de ganancias más importante
para la industria a través del sistema de patentes”, afirma Vandana
Shiva, lo que es posible sólo a través de los transgénicos. Lo contrasta
con el “inteligente” diseño natural: de la cosecha de alimentos se
guardan semillas, que a su vez aseguran que habrá comida en el futuro.
Las semillas modificadas genéticamente, por el contrario, deben
comprarse cada temporada, lo que lleva a deudas y suicidios de
campesinos, relata.

De las semillas nativas también hay que apreciar que están adaptadas no
sólo a cada clima, sino a cada comunidad ecológica, y pueden crecer
juntas como en la milpa. Los cultivos industriales, al competir entre
ellos, significan que en la siembra “pierdes tu fuente de proteína,
hierro o de vitaminas”; a partir de ello vienen las deficiencias en la
alimentación, que la industria pretender suplir con plantas
genéticamente modificadas “y entonces llega el plátano con hierro para
‘solucionarlo’. Es un ciclo de beneficios, que para la tierra es un
círculo de envenenamiento; para la gente, de muerte y desnutrición”,
afirma la científica.

Las semillas nativas, al contrario que las transgénicas, significan
abundancia, sistemas de cultivo respetuosos con la tierra, salud y
ahorro, contrasta Shiva.

El sistema que permite a Monsanto imponer su ley está basado en colusión
entre  la industria agroquímica y el Estado, “que abandona su
compromiso con la democracia y las Constituciones”.

Los primeros responsables de la destrucción de la tierra y el genocidio
que significa el suicidio de campesinos (agobiados por las deudas
traídas por estar obligados  a comprar transgénicos), son los
agroquímicos  y la industria de la guerra. “Los fertilizantes químicos
se producen en las mismas fábricas que los explosivos”.

La industria transgénica tiene como principales aliados a los gobiernos
corruptos (“en Estados Unidos se llama lobbying”, apunta Shiva con una
sonrisa). Monsanto no puede  fingir que produce vida y patentar ‘su’
semilla sin el apoyo de las autoridades estadunidenses, que deciden no
sólo permitirlo sino convertirlo en ley internacional a través de la
Organización Mundial de Comercio (OMC), ejemplifica.

Avances judiciales contra Monsanto   

La científica afirma que hoy día, de lo que se hace ganancias es de la
vida, lo que sólo puede ser detenido si la gente conserva su capacidad
de reproducción de la misma y de producción de comida.

La activista se refiere que Monsanto necesita de científicos para
validar de manera legal sus “mentiras” (que produce más cantidad de
comida y acaba con las malas hierbas y plagas), por lo que es necesario
que los activistas se impliquen de forma creativa en batallas legales.
“En muchas partes, el avance de los transgénicos se ha logrado detener
cuando los parlamentos trabajan de forma ajena al gobierno y a través de
las Cortes; ya que todo esto se trata de patentar, de adueñarse de la
vida y de decir que los conocimientos indígenas son su invento –todo
esto se llama biopiratería- hay que dar la batalla legal”.

“Todo instrumento y toda institución debe ser puesto al servicio de los
derechos de la gente”, remata.

Sin embargo, la mejor respuesta a los transgénicos es rescatar las
semillas y las formas tradicionales de cultivo y elaboración de
alimentos, así como construir movimientos en torno a ello, valora.
“Puedes estar diciendo No a Monsanto mientras ellos destruyen todo. ¿Y
qué habrá para salvar? Cada semilla salvada nos da más poder, confianza y
conocimiento contra los transgénicos”, señala.

Viniendo de la India, Vandana Shiva resalta la influencia que en ella
tiene Gandhi y la no cooperación o “fuerza de la verdad”, que es
básicamente no acatar las leyes injustas, que violan los derechos
humanos fundamentales de justicia, igualdad y paz. Por eso, su
movimiento está basado en la libertad de las semillas y la no
cooperación como dos manos de un mismo cuerpo. “En 2004, trataron de
hacer ilegal plantar semillas propias; hicimos grandes acciones de
desobediencia civil y logramos detener esa ley”, ejemplifica. Para
Shiva, la no cooperación con leyes injustas significa al mismo tiempo,
solidaridad con las comunidades y reconstrucción del valor para luchar
contra los transgénicos.

Artículo tomado de Desinformémonos:
http://www.telesurtv.net/opinion/Monsanto-no-tiene-mas-ciencia-valores-o-conocimientos-que-la-guerra-Vandana-Shiva-20150526-0044.html

Burundi: Un contexto regional adverso

Burundi: Un contexto regional adverso

JAVIER FERNANDO MIRANDA
Lima08/02/2015

La actual situación política que está viviendo la República de Burundi,

es de lo más complicada. El pequeño país del África central, está a
tres meses de sus elecciones presidenciales, pero son los tribunales de
justicia, los que se han convertido en el gran elector del país, ya que
esta instancia del Estado, debe decidir si el actual presidente Pierre
Nkurunziza puede optar por una tercera elección o retirarse de la vida
política.
Además, de esta decisión y de la aptitud de la oposición,
puede depender la paz y la tranquilidad de esta nación. 

Luego de dos periodos de gobierno (del 2,005 al 2,015), la constitución
le prohíbe a Nkurunziza, ir a una tercera elección, pero el partido
oficialista ha presentado un recurso legal ante los tribunales de
justicia,
quienes deberán de fallar antes de los comicios programados
para el mes de mayo. Todo el mundo lo tiene claro, si Nkurunziza puede
presentarse a la reelección no hay duda, ganará el plebiscito
. Ante esta
certeza la presión sobre los jueces que tienen que tomar la decisión se
hace cada vez más intensa y desde la oposición se dejan oír veladamente
rumores de guerra. A pesar de los meritos del presidente: de haber
logrado la estabilización del país, luego de 12 años de guerra civil; la
modernización de la economía y el desarrollo de la ciudades;
en el
pasivo de este régimen se consideran: las restricciones a la libertad de
expresión, el control de los medios de comunicación, el
sobredimensionamiento de los servicios de inteligencia, usándolos como
una arma de control político y los diversos casos de violación de los
derechos humanos.

  Pero los problemas del presidente Nkurunziza no se
agotan en el proceso electoral, el entorno geopolítico de este país,
siempre ha jugado de forma adversa para su estabilidad política.

En los últimos años, a Burundi se le ha relacionado con las brutales
luchas étnicas entre tutsis y hutus, con el genocidio que sufrió su
vecina Ruanda y con la larga guerra civil que soporta, la muy cercana
República Democrática del Congo -RDC-, esta conflictiva región africana,
donde está enclavada Burundi, ha signado de inestabilidad política la
historia reciente de este país.

La situación de Burundi está muy condicionada por la conflictividad que
se vive en la región de los Grandes Lagos. Como hemos señalado, la
frágil inestabilidad en la RDC, que continúa a pesar del acuerdo de paz
de noviembre del 2013 con el movimiento rebelde M23, tendrá una gran
influencia en el futuro de Burundi, a medio y largo plazo. Del mismo
modo, el papel que asuma Ruanda en el conflicto, y su decisión de
intervenir o no en las provincias de la RDC fronterizas con su
territorio, condicionará, en cualquier sentido, la estabilidad política y
social de Burundi. Para eliminar obstáculos y avanzar en la dirección
adecuada, la renuncia a financiar o promover grupos paramilitares que,
al servicio de un gobierno determinado actúen en algún país vecino, es
un requisito imprescindible. Así sucedió con la más que presunta –según
la propia ONU- implicación directa de Ruanda y Uganda en el largo
conflicto congoleño.

La dimensión que alcanzaron las sucesivas guerras interétnicas,
protagonizadas por hutus y tutsis, presentes en todos los países
citados, es un peso que arrastra la región de los Grandes Lagos desde
hace décadas.
Como vemos, los condicionantes externos, que escapan al control del
gobierno de Bujumbura, y que están impuestos por el entorno geopolítico,
van a obligar a un mayor esfuerzo político, tanto de las autoridades y
la población de Burundi, como de los organismos regionales, para lograr
su estabilidad y enrumbar democráticamente a este sacrificado y abnegado
país. 

 http://guinguinbali.com/index.php?lang=es&mod=news&task=view_news&cat=3&id=4230

Comentarios – 1

1Jaume09/02/2015 14:25h.

Creo
injusto e inexacto seguir hablando en Burundi de conflicto interétnico
entre hutus y tutsis y esto por varios motivos: se trata de un conflicto
multifactorial que no permite la simplificación;
tengo muchos amigos de
diferentes orígenes ètnicos que no comparten la teoria de que el
conflicto sea interétnico, sino de lucha por el poder entre élites;
nadie escoje su origen ètnico; ha habido muchos casos de protección
mutua entre origenes étnicos diferentes; grandes potencias y
multinacionales están intresadas en el coflicto y en los beneficios que
sacan de él, camuflando sus intereses inconfessables; el mismo Acuerdo
de Paz de Arusha (año 2000) habla de un conflicto con tintes étnicos,
pero de auténtica lucha por el poder.

Burundi, del conflicto étnico a la protesta política

silvia nieto / madrid

Día 24/05/2015 – 06.00h

Los manifestantes rechazan la candidatura de Pierre Nkurunziza a las elecciones presidenciales del mes de junio

No se llama Jean, pero vive en Burundi y la crisis abierta
en su país puede comprometer su seguridad. Tiene 28 años y cuando charla
con ABC se interesa por la temperatura en España, confiesa que nunca ha
visitado Europa y admite que jamás ha necesitado un abrigo en
Bujumbura, la capital, donde vive desde la adolescencia. Su ciudad nace a
las orillas del río Tanganica y su población asciende a las 800.000
almas. Muchas participaron en las protestas de estas últimas semanas. Las calles, llenas de barricadas, han acogido la muerte de 25 burundeses asesinados por la policía.
Los ciudadanos rechazan que Pierre Nkurunziza, presidente de la nación
desde 2005, concurra a las elecciones de este mes de junio e intente
prolongar su liderazgo con un tercer mandato. La Constitución, que lo
prohíbe de forma expresa, les respalda.
Este jueves, Jean comenta que no va a trabajar por temor a
las «balas perdidas». Una infancia cerca de la guerra no bloquea el
miedo a la muerte. Parte de su niñez transcurrió en un campo de
refugiados de Buhiga, en una región del interior de Burundi. La frontera
del país dibuja la forma de un corazón humano y su tierra, su paisaje
de colinas ha sufrido los estragos de la violencia. El conflicto civil arrasó la nación de 1993 a 2005,
alimentado por una confrontación étnica entre hutus y tutsis que segó
la vida de 300.000 personas. El primer paso para la paz fue la firma de
los Acuerdos de Arusha en diciembre del año 2000. El documento
responsabilizaba a los colonos alemanes y belgas de encender la mecha
del odio racial «en el marco de una estrategia pensada en dividir para
reinar».

Alemania perdió su imperio colonial tras su derrota en la

Primera Guerra Mundial. La Sociedad de Naciones, antecesora fallida de
las Naciones Unidas, cortó la tarta y otorgó a Bélgica el mandato de Burundi en 1921.
Durante esos años, los europeos introdujeron ideas en boga en nuestro
continente en el período de entreguerras. Así establecieron que los
tutsis
, una etnia minoritaria dedicada a la ganadería y clase dirigente,
eran racialmente superiores. La mayoría hutu, de agricultores, quedó
relegada a un segundo lugar. Solo por encima de los twa, el pueblo
pigmeo que siempre careció de derechos. La independencia lograda en
julio de 1962 no trajo la paz. En 1972, los tutsis masacraron a los
hutus
. Las cifra de muertos varía entre las 100.000 y 300.000 personas.
La guerra civil de Burundi terminó en 2005, cuando Pierre Nkurunziza fue elegido en las urnas para liderar el país.
Su partido, el CNDD-FDD —Consejo Nacional para la Defensa de la
Democracia-Fuerzas de Defensa de la Democracia—, combatió como milicia
durante el conflicto. Cuenta con el apoyo de la mayoría hutu, a la que
también pertenece el presidente.

Una crisis política

La sombra de los enfrentamientos étnicos planea sobre
Burundi, pero no está en el origen de las tensiones que vive el país. Un
cooperante que trabajó en África durante años, al que llamaremos Juan,
remarca este aspecto: «Nkurunziza es hutu y el que quiere coger el poder también»,
indica en referencia a Godefroid Niyombaré, el general que dio un golpe
de Estado fallido el pasado 13 de mayo. Ese día, el presidente se
encontraba en la ciudad tanzana de Dar el Salaam, en una cumbre
celebrada para lidiar con la crisis. Los militares rebeldes aprovecharon
su ausencia y ocuparon una radio privada, desde la que lanzaron un
mensaje a la población: debía renunciar. Tras dos días de incertidumbre,
todo quedó en una algarada.
Antoine Kaburahe, director del medio burundés «Iwacu»,
tampoco considera que el componente étnico juegue un rol clave en la
crisis. Su medio fue cerrado unos días, después de la intentona de golpe
de Estado. Durante una conversación, el periodista expresó su
admiración por la madurez mostrada por su pueblo: «Hay un elemento
esencial a destacar: las movilizaciones contra el tercer mandato están formadas por hutus y tutsis».

Preguntado sobre las heridas de la guerra civil, considera que están
curadas y reivindica el espíritu de las protestas. En las calles de
Bujumbura, señala, hay «jóvenes, viejos, hombres, mujeres».
Los manifestantes apelan a los Acuerdos de paz de Arusha y
al respeto a la Constitución, que en su Artículo 96 señala que «el
presidente de la República es elegido por sufragio universal directo
para un mandato de cinco años renovable una vez». Juan aprecia su legado
pero cuestiona su insistencia por aferrarse al poder. «Durante diez años el país ha progresado muchísimo»,
explica. Sobre todo en aspectos sociales, dado que el político promovió
«que los partos fueran gratuitos para todo el mundo» y garantizó que
los gastos hospitalarios de los niños de menos de cinco años corrieran a
cargo «del gobierno».
Kaburahe es más crítico. El periodista teme «que
un solo hombre pueda quemar el país».
«Cientos de miles de manifestantes mostraron su alegría
cuando un grupo de oficiales anunció un golpe de Estado», cuenta
Kaburahe. El responsable, Niyombaré, cayó en desgracia en febrero,
cuando el presidente le destituyó por criticar su nueva candidatura.
Antes había ocupado puestos de responsabilidad, como el de director del
Servicio de Inteligencia del país africano. «Es un guerrillero», explica
el periodista sobre el general, «pero un hombre pacífico y abierto».
El clima de incertidumbre que ahora se cierne sobre el país preocupa a defensores de los derechos humanos.
Un miembro de Aministía Internacional, que también pidió ocultar su
identidad, expresa su inquietud por las represalias que pueden sufrir
los manifestantes detenidos. 
 
«Pedimos que los arrestados sean presentados ante un
tribunal civil y tengan derecho a un juicio justo», explica. El
activista también critica las carencias que padece la libertad de
expresión en Burundi. «Las cuatro emisoras de radio independientes y privadas han sido saqueadas,
al parecer por la policía, y la gente tiene una información muy
reducida». Reducida y también oficialista. Según otro periodista de
Bujumbura, que tampoco quiso dar su nombre, la situación de los medios
«es catastrófica». «Han atacado radios muy populares, así que ahora solo
queda la radio nacional, la pública, podemos decir que la
presidencial», señaló durante una conversación telefónica. Los
responsables fueron «los partidarios del presidente Nkurunziza», en
concreto las juventudes de su partido, los temidos «Imbonerakure». 
Según un informe publicado por la ONG «Human Rights Watch»,
los miembros de «Imbonerakure» cometen «actos de violencia, que
incluyen asesinatos, palizas, violaciones, amenazas y extorsiones contra
sus opositores y otros burundeses». Una percepción confirmada por la
Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). En un análisis del 15 de mayo, la organización denunció que más de 105.000 ciudadanos han huido de Burundi
desde que comenzaron las manifestaciones. Muchos de ellos narran las
amenazas sufridas por estas milicias, «que pintan marcas rojas en las
casas de las personas que se convierten en su objetivo». 
Este sábado, los líderes del movimiento contrario al tercer mandato de Nkurunziza aceptaron una pausa en las manifestaciones y
comenzaron a negociar con las autoridades. Las elecciones legislativas y
comunales, que debían celebrarse a finales de mayo, han sido retrasadas
hasta el 5 de junio. Las presidenciales continúan programadas para el
día 26 de ese mes. El futuro de Burundi está en el aire.
 http://www.abc.es/internacional/20150524/abci-burundi-manifestaciones-presidente-elecciones-
201505221542.html

 HE AQUÍ LA NOTICIA QUE NOS DA PAUTAS PARA ACLARAR ALGO LA VERDAD DE BURUNDI

Burundi.- EEUU decide suspender el entrenamiento de militares burundeses por la crisis política que vive el país

Europa Press |
23 may, 2015

WASHINGTON, 23 (Reuter

Estados Unidos ha anunciado la
suspensión del entrenamiento a militares burundeses para las misiones
de paz africanas ante la profunda crisis política que vive el país, que
podría afectar al nivel de participación de su Ejército en este tipo de
misiones.

La decisión del presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, hace

un mes de presentarse por tercera vez a las elecciones –en un sistema
que la Constitución reduce a dos mandatos– ha provocado numerosas y
violentas manifestaciones, que han provocado la huida de miles de
personas a los países vecinos.

Como consecuencia, el
Departamento de Estado ha anunciado la suspensión “temporal” de las
actividades “de entrenamiento como las del programa de Asistencia al
Entrenamiento y Operaciones de Contingencia en África (ACOTA)”, según ha
explicado la portavoz del Departamento, Marie Harf.

“La continua inestabilidad y violencia en Burundi, y en particular la
comisión de violaciones y abusos a los Derechos Humanos por parte de las
fuerzas de seguridad, podría debilitar la capacidad de Burundi de
continuar contribuyendo a la misión de paz de la Misión de la Unión
Africana en Somalia (AMISOM)”, ha dicho.

Sin embargo, Hard ha
elogiado el comportamiento “profesional y neutral” del Ejército de
Burundi durante las protestas, en las que varios soldados han perdido la
vida.

Según datos de la Casa Blanca, desde el año 2005 Estados
Unidos ha entrenado a más de 285.000 militares en el marco del programa
ACOTA, procedentes de 25 países de África, que posteriormente son
desplegados en operaciones de la Unión Africana y Naciones Unidas.

http://www.bolsamania.com/noticias/politica/burundi–eeuu-decide-suspender-el-entrenamiento-de-militares-burundeses-por-la-crisis-politica-que-vive-el-pais–734031.htm

—————————————————————————————-

  Si Estados Unidos ha decidido retirarse temporalmente de

Burundi, es porque se debe de estar gestando un cambio revolucionario.- 

¡¡¡¡El mayor violador de los derechos humanos, enarbolando la bandera de la dignidad y la justicia!!!-

 Y estarán como en Venezuela pagando la gente para las protestas; y creando caos y confusión interna.-

Cuando se le pregunto una vez a un desestabilizador de
Venezuela, que porque estaba participando y contesto, porque no hay papel higiénico,
y todas las obras que se han hecho en estudio, casas, mercado subsidiado y
muncho más ¿¿¿se vota por un papel higiénico???

  Igual en Burundi, se les pregunta porque tanto ataque si

sido un gobernante que ha aportado a su pueblo y contestan que porque quieren
el cambio.-

  Se ha creado todo un mundo de desinformación, confusión, aunque se busque en internet no se encuentran datos claros de parte y parte;  para poder actuar así los grandes capitales en impunidad.-

 Anamaría.- 

——————————————————-
Un vistazo de la Región aledaña

Diamantes y minerales: riqueza y tragedia de la RD Congo

El conflicto en la RD Congo muestra la dinámica que se desarrolla
alrededor de la lucha entre gobiernos y empresas multinacionales por el
control de los recursos minerales del subsuelo congolés. La explotación
de los recursos naturales no puede ser considerada la única causa del
conflicto, pero sí un elemento fundamental en la perpetuación y la
acentuación del mismo. Es imposible negar, en el caso del Congo, que las
rivalidades políticas y las tensiones en torno a lo étnico y lo
identitario han contribuido también al desarrollo del conflicto. Pero,
como ya se ha mencionado, el factor étnico ha sido utilizado como
discurso por parte de los actores políticos para exacerbar el odio y
movilizar a la población.

Niños trabajando en mina de Coltán - Fuente: Mvemba Dizolele/dizolele.com

Es así como la etnia y la identidad han servido de justificación para
llevar a cabo actos atroces que tenían como fin último la consecución
del poder y/o la apropiación de tierras para la explotación y la
comercialización informal de minerales como el coltán, uranio, petróleo,
diamantes, oro, entre otros. El coltán, en particular, es uno de los
recursos minerales más codiciados por la industria de nuevas
tecnologías. Se calcula que el 80% de las reservas a nivel mundial de
este metal se encuentra en la RD Congo, por tanto su explotación
artesanal – para la cual se utilizan menores que trabajan en condiciones
paupérrimas – y su comercialización es fácil y rápida, dados los
niveles de demanda de Coltán en el mercado internacional. (Vandeburie,
2007: 58, 65)

Es posible afirmar que el conflicto armado en la RD Congo ha sido
financiado y promovido por aquellos actores, entre ellos las compañías
multinacionales dedicadas a la comercialización de minerales como el
coltán,  interesados en acceder a la tierra – principalmente aquellas
ubicadas en la región oriental – y adquirir el control absoluto de la
explotación de la riqueza mineral con la que cuenta este país.  Se
podría hablar por ejemplo del tráfico de armas financiado por el
comercio ilegal de diamantes, y de la exacerbación del odio étnico entre
tribus rivales con el objetivo de perpetuar la inestabilidad política y
social en la RD Congo.

Los diferentes grupos armados han aprovechado los vacíos de poder
para proseguir con sus actuaciones violentas y han impedido, por medio
de la violencia y el éxodo, que las comunidades en las regiones con
mayor concentración de recursos naturales dispongan de los mismos, o por
lo menos se vean beneficiados de su explotación.

Es manifiesta entonces la incapacidad estatal de responder ante la
magnitud del conflicto que lleva más de dos décadas, así como el alto
grado de connivencia por parte del Estado con ciertos actores que
perpetran crímenes abominables contra la población civil. Esto hace
parte de la estrategia que por años se ha implementado para hacer la
respectiva repartición del «botín». En consecuencia, el control estatal
no cubre todo el territorio ni el conjunto de las esferas del poder,
permeadas de una u otra forma por la sed de riqueza.

Mujer víctima de violación en recuperación en el hospital de Goma, Kivu del Norte. Foto: AP/Gary Knight

Se estima que este conflicto ha cobrado entre cuatro y cinco millones
de víctimas mortales desde 1996 (Escola de Cultura de Pau, 2012b).
Además, es uno de los conflictos en el mundo donde la violencia sexual y
crímenes relacionados con el género son el pan de cada día. De hecho,
el uso de la violencia sexual como estrategia de guerra de manera
generalizada y a gran escala en la región oriental de la RDC, posiciona
al Congo dentro de los países con uno de los índices más altos de
violaciones en el mundo. (UNAIDS, 2009) La violencia sistemática contra
la mujer constituye un arma de guerra que no sólo degrada a la mujer
como individuo, sino que descompone su base social desde su principal
pilar, la familia.

http://politicacritica.com/2013/04/28/el-conflicto-en-el-este-de-la-republica-democratica-del-congo-un-pueblo-victima-de-su-propia-riqueza/

Tía María: razonen de las protestas en Perú

NO A LA MINERIA EL CAPITALISMO ES MUERTE

Violencia en México avanza y recrudece